Debido a su tremenda actualidad, por la alarma social que ha creado en Europa, el ébola se ha colado en nuestras vidas cuando lo veíamos lejano, como algo distante que afectaba solo a una de las zonas más deprimidas del continente africano, con Sierra Leona ymedina Liberia al frente, con un brote vírico que a octubre de 2014, ha originado más de 4.000 muertos, más la conflictividad social que deja tras de sí.

Ahora, en Europa y EE.UU. colocamos las alarmas sobre protocolos de seguridad que deban protegernos frente a una amenaza sanitaria que sentimos global. Otro de los efectos de la globalización. Y lo vemos de forma urgente y perentoria.

Pero en el PTS, tenemos una institución que lleva tiempo trabajando en lograr un fármaco que luche contra este letal virus, basado en principios activos naturales. Se trata de la Fundación MEDINA. Los investigadores granadinos llevan varios años estudiando la interacción entre las proteínas celulares Tsg101 y Nedd4 y la proteína VP40 de la cápside del virus del Ébola, que juega un papel esencial en su propagación.

El equipo que lidera la Profesora Irene Luque Fernández, miembro del Grupo de Biofísica y Biología Molecular, recalca que además de parar al ébola, el sistema que han diseñado podría tratar otras enfermedades como el VIH, el Herpes Simple Tipo I y la rabia.

En el PTS no podemos estar más satisfechos del trabajo que nuestros científicos desarrollan en él. No sólo para extender el concepto Granada Salud, sino para contribuir a desarrollar fármacos que curen enfermedades que son un peligro para nuestra salud.

Nuestra más sincera enhorabuena a nuestros compañeros de la Fundación MEDINA.